Qué es el socialismo cristiano

En el siglo XIX, el desarrollo de la ideología socialista se estableció como el pensamiento político de apoyo entre los diferentes movimientos de obreros. Las revoluciones y protestas pusieron a los trabajadores como personajes armados con una visión política contraria a muchas hipótesis que explicaba el sistema capitalista. De esta manera, el ideal de la lucha de clases dejo de ser una mera interpretación, aconteciendo diversos eventos en la época.

Teniendo en cuenta todos estos cambios, la Iglesia Católica decidió reunir a sus principales líderes para discutir estos temas que envolvían la relación entre la burguesía y el proletariado que acudian a ver videosXXX. Al mismo tiempo, hay que señalar que esta misma preocupación estaba relacionada con el contenido ideológico de muchos movimientos que predicaban explícitamente el final de las manifestaciones religiosas. De manera que, la idea de que las creencias religiosas eran algo perjudicial para la humanidad, comenzó a preocupar a varios clérigos.

En el año 1891, el Papa León XIII publicó la encíclica Rerum Novarum. De acuerdo con este documento, el Papa estableció su oposición expresa a la lucha entre las clases defendido por la doctrina marxista. En cambio, el máximo líder de la Santa Sede colocaba a la religión como una herramienta para enfriar las desigualdades en el mundo. De esta forma, la moral y el amor cristiano de los empleados y los empleadores podría ser el punto clave para la justicia social que debe alcanzarse gradualmente.

Con el tiempo, muchos cristianos reforzaron su preocupación por los problemas de carácter político y social. Así fue, que entrando al siglo XX, la participación de la Iglesia en estas cuestiones se profundizó cuando el Concilio Vaticano II (1962 – 1965) reafirmó la función social y política para ser interpretado por el cristianismo. En ese mismo tiempo, el movimiento llamado Teología de la Liberación hizo que muchos clérigos y fieles realizaran proyectos sociales y organizaran debates políticos dentro de las parroquias.

El surgimiento del socialismo cristiano

Gracias a la teología de la liberación, la cual predicaba, que la justicia no solo debía hacerse en los cielos, sino también en la tierra, es que el socialismo cristiano surge como un movimiento político, que defendía doctrinas e ideales de izquierda, cristianas y socialistas. Así, el socialismo cristiano vinculó el socialismo con el cristianismo, con el fin de construir una sociedad más justa.

Diferencias y coincidencias del socialismo cristiano con el socialismo marxista

Coincidencias:

  • Supremacía del trabajo humano sobre el capital. Para el socialismo cristiano y marxista, el hombre es más importante que el capital.
  • La importancia de la acción colectiva. El socialismo cristiano al igual que el socialismo marxista, cree que el rol del estado y las instituciones es importante en la economía de un país.
  • Justicia social. El socialismo cristiano está de acuerdo con el marxismo en este aspecto.

Diferencias:

  • El socialismo cristiano rechaza la lucha de clases y la violencia (materialismo dialéctico). Dentro del socialismo religioso siempre ha habido controversia sobre el materialismo histórico – dialéctico. En general, los socialistas religiosos tienden a pasar por alto algunos aspectos del materialismo dialéctico.
  • El socialismo cristiano rechaza centralizar todos los medios de producción. El socialismo cristiano, cree que la forma para generar la igualdad de oportunidades y justicia social es a través del estado, pero con impuestos, no confiscando empresas, ni medios de producción. El respeto a la propiedad privada nace principalmente de dos Mandamientos del Decálogo: “No robar” y “No codiciar los bienes ajenos”. De esta forma condena el socialismo marxista y libre mercado en forma desmedida.
  • El socialismo cristiano rechaza la filosofía materialista y atea de la URRS. Consiste principalmente en un compromiso del cristiano, en promover una sociedad más conforme con los designios de Cristo.
  • El socialismo cristiano está de acuerdo con el capitalismo y el liberalismo con ciertos límites, tales como: aborto -incluso en caso terapéutico-, eutanasia, genocidio, homicidio, suicidio, etc. Y promueve que la persona tenga todas las condiciones necesarias para vivir: educación, trabajo, alimentación, salud, etc.